Share

El Costalón

Es el vivo ejemplo de la resignificación del mito no solo desde una óptica social sino también desde las posibilidades y alcances del mismo personaje; ahora El Costalón sigue robándose a los pequeñospero ya no le importa si estos son buenos o malos chicos, ahora son materia prima en el monte, donde siempre los ha llevado, antes con un destino incierto, ahora con un interés macabro. El reclutamiento de menores evade toda posibilidad de que el mito eduque y hable de cultura porque cuando lastima, necesariamente hace querer identificarlo por encima de muchas cosas como un pasado. Ese pasado del corregimiento de Santa Ana en Granada habla de la imposibilidad de tener una poición centrista no había lugar para medios en una polarización de ultraderecha cuidando "sus emporios" y extrema izquierda defendiendo "su tierra", o se estaba de un lado o se era enviado al otro: realmente El Costalón tiene manos fuertes para echarse al hombro su talego manchado de un tiempo acá, indigno del sudor y la sangre de niños traviesos y otros no tanto.

El Costalón hace parte de la exposición  "Mitos: tradiciones y fantasmas de la verdad cotidiana" del artista Esteban Valencia. 

volver arriba

Este sitio web fue diseñado dentro del proyecto Alfabetizaciones Digitales del Centro Nacional de Memoria Histórica, con el apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) a través de su Programa de Fortalecimiento Institucional para las Víctimas. Los contenidos y las opiniones expresadas en este sitio web son responsabilidad de las organizaciones participantes y no necesariamente reflejan las opiniones del CNMH, de USAID, del Gobierno de Estados Unidos de América o de la OIM.